Colapso sanitario

¿Cuál es la verdad sobre las camas de terapia intensiva disponibles en CABA?

Desde el gobierno nacional sostienen que la Ciudad de Buenos Aires «dibuja» el porcentaje de disponibilidad en las UTI al contabilizar «solo las del sector público». En las clínicas y sanatorios porteños, la situación es «desesperante» con una ocupación que superó el 100 % en algunos establecimientos durante la última semana. ¿Por qué no se sinceran las estadísticas? La respuesta del GCBA.

El viernes por la noche, tras el escueto anuncio del presidente Alberto Fernández consignando la prórroga de la cuarentena hasta el 20 de septiembre, fuentes del más alto nivel del gobierno nacional manifestaron a Data Clave su «preocupación» por el modo en el que las autoridades porteñas «dibujan» las estadísticas.

En la conferencia de prensa donde puntualizó los cambios en el ASPO para su distrito, Larreta afirmó que la ocupación de las camas de Terapia Intensiva está al 60%. Sin embargo desde Nación aseguraron a Data Clave que los números son mucho más altos. «Cuando dice lo del 60% de las camas no está contabilizando las camas privadas, que son las que atienden a la mayoría de la gente y que están colapsadas en los últimos días», afirmó una fuente con acceso al despacho presidencial.

Este portal accedió al documento oficial que muestra cuáles fueron los verdaderos porcentajes de ocupación que se registraron durante la última semana de agosto en las UTIs de los nosocomios privados porteños. En la planilla, puede apreciarse con claridad que entre el 24 y el 29 de este mes hubo establecimientos que llegaron a tener 105 y hasta 110 % de camas ocupadas, como es el caso de la Clínica Suizo Argentina, perteneciente al Swiss Medical Group.

Otros como el Sanatorio Anchorena, el Guemes, el Otamendi o la Clínica Zabala, estuvieron con su capacidad colmada a tope durante varias jornadas, mientras que el resto oscilaron entre el 65 y el 95 %, promediando el análisis global del período en un 85 % aproximadamente.

«Macanean utilizando un argumento pueril porque se desentienden de lo privado afirmando que tiene que ver con la seguridad social, que depende de Nación y eso no es cierto, porque las estadísticas se contabilizan por distrito, no por subsector», le dijo a Data Clave un funcionario del ejecutivo nacional.

«Pero hay más, porque cuando contabilizan las camas disponibles, incorpora en el listado hasta las del hospital Borda, que como todos sabemos, es un neuropsiquiátrico al que difícilmente se derive un paciente con covid», completó la fuente.

A la hora de recorrer el terreno de las explicaciones acerca del por qué desde la Ciudad de Buenos Aires harían algo semejante, el funcionario consultado aseguró que «la razón es eminentemente política, la grieta se ha instalado en salud y a ellos les va bien poniéndose el sayo de los buenos que piensan en liberar a la gente y nosotros los malos que negamos las aperturas».

Desde el gobierno de la ciudad prefirieron evitar la polémica. Un vocero de la cartera sanitaria porteña le aseguró a Data Clave que «nosotros publicamos continuamente la situación de las camas y no vamos a responder ninguna chicana política».