Raúl Santoandré en Crónica HD

Compartir en redesShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Raúl Santoandré, Presidente de FIPPBA

El presidente de la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires (FIPPBA), Raúl Santoandre, aclaró en Crónica HD la crisis del sector al manifestar: “No es que ha aumentado la harina, aumenta el trigo. El consumidor no tiene poder adquisitivo, las ventas no fluyen, entonces nosotros ante este panorama estamos muy preocupados por la inestabilidad que tiene nuestra materia prima”.

Por ello, en cuanto a los aumentos en su materia prima, especificó: “Antes de las PASO, uno conseguía una bolsa de harina en 800, 860 pesos final, con los impuestos incluidos. Después de las elecciones se ha ido de $1.200 a 1.500, que es lo que pagamos en la actualidad. Con un promedio si se toma la de $1.500, de un kilo de harina a $30”. Santoandré fue categórico al decir: “el panadero es el que pone la cara ante el cliente, ante el público que le viene a comprar todos los días. Recibimos nuestra materia prima a un precio superior. Nosotros no somos los que formamos el precio, ponemos en base a nuestro costo de elaboración”. 

En cuanto a los gastos que incluyen este costo, aclaró: “cada panadería, -porque no es lo mismo una panadería de Capital o de la provincia de Buenos Aires, en una zona céntrica, donde el alquiler es altísimo y los impuestos también son muy altos; a aquella panadería de barrio o la que trabaja con su grupo familiar, incluso, a aquella en que los dueños de la panadería son mayores y dependen de más cantidad de personal-, todo va sumando al precio final de un kilo de pan. Por eso la variedad y que se consiga un kilo de pan entre $110 y $140”, puntualizó.

Criticó la política dolarizada del campo, “tenemos una materia prima dolarizada, es nuestra, el suelo es argentino, se realiza acá, entonces, ¿por qué lo tenemos que pagar a valor de pizarra de Chicago?”.

De igual forma, fue claro al describir la realidad del panadero, quien para mantener el precio del pan ha tenido que hacer un mayor esfuerzo. “El panadero ha absorbido aumentos en el año que no los puede trasladar al precio porque piensa en el cliente que más lo necesita. El cliente no puede llevarse un kilo de pan; un kilo de pan ya no se vende. Es algo histórico, pero también estamos pensando que no nos podemos fundir como lo han hecho mil trescientas panaderías a lo largo de los últimos años en todo el país”.

En vista del aumento de enero en las tarifas de energía eléctrica anunciadas por el gobierno de Vidal, mostró su preocupación asegurando que las panaderías pagan una gran cantidad de servicio eléctrico y gas, “Tenemos panaderías endeudadas, la gran mayoría de panaderías en la provincia de Buenos Aires que es la que represento, las tenemos endeudadas en impuestos y servicios. No es que han invertido más plata, ni se han tecnificado, porque tecnificar una panadería muchas veces no resulta redituable por el alto costo que tienen el gas y la electricidad. Hoy se tienen hornos completamente mecanizados donde se aprieta un botón y ya cocina y se hace todo. No se necesita tanto personal como con el horno tradicional de ladrillo que había, el abovedado, pero no se puede usar porque el costo que tiene, es terrible” refiriéndose a los costos en las facturas de gas y energía eléctrica que dicho panadero absorbe con tal de mantener los precios.

Y en cuanto al papel de los medios de comunicación en la crisis del panadero, rememoró lo pasado hace unos meses atrás: “Nosotros empezamos a decir que recibíamos la factura de compra de materia prima harina, donde te ponían una leyenda abajo que decía ‘A esta factura será trasladado el valor dólar del último día de vencimiento de la misma’. Eso quería decir que si la harina se recibía dentro de cuatro, cinco días y el dólar había aumentado, la cobraban al valor de ese momento. Cuando lo empezamos a decir, la leyenda se retiró”, finalizó.

Compartir en redesShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter